FECOOPCEN clama con urgencia aprobación del Código Cooperativo

Por Jose Cerda, en Noticias de .

Fecoopcen aclara que solo el CONACOOP es interlocutor válido en nombre de las cooperativas ante el Estado

En encuentro con la prensa desarrollado la mañana del martes 5 de diciembre, en el salón de conferencias Marino Sosa de Cooperativa La Altagracia, varios líderes cooperativos de la región norte, entre los que se encuentraban Eddy Álvarez, presidente de Fecoopcen, Yanio Concepción, presidente de Cooperativa Vega Real, Rodolfo Reyes de Cooperativa San Miguel, Joselyn Arias y Narciso Vargas de Cooperativa La Altagracia, Arístides Acevedo de CoopeArroz, Rafael García de CoopAdepe, Corina Bello de la Cooperativa de Empresarios de la Vega y Félix Luciano, presidente de la cooperativa del Ayuntamiento de Santiago.

El Sector Cooperativo de la Región del Cibao, integrado por 141 cooperativas, con 845 mil socios que moviliza más de RD$60,000 mil millones de pesos en los sectores de ahorros, créditos, agropecuarios, agroindustrial, artesanal, de transporte, servicios múltiples, entre otras y que a su vez tiene impacto directo o indirecto en tres millones de personas, pide la aprobación del Informe de la Comisión de Industria y Comercio de la Cámara de Diputados, para que el país cuente con un Código Cooperativo que lo apoye y regule.

Recuerda la Federación de Cooperativas del Cibao Central que durante más de 10 años, se ha pedido a los honorables legisladores de la República, que aprueben el Código Cooperativo llamado a modernizar la legislación cooperativa del país.

FECOOPCEN sostiene que ese proyecto es un instrumento legal a tono de los tiempos y los cambios demandantes de adecuación legal. El atraso de la legislación cooperativa tiene ya más de 60 años y el nuevo proyecto establece aspectos de alta regulación, fiscalización y supervisión que garantiza la transparencia de las cooperativas en sus operaciones y en su gestión social, crea la especialización y obliga al estudio y conocimiento sobre la temática y la vida democrática en cada una de las cooperativas.

El proyecto del Código Cooperativo fue presentado a la Cámara de Diputados por el legislador Julito Fulcar Encarnación, presidente de la Comisión de Cooperativismo y Economía Social y que fue apoyada con la firma de 47 diputados de toda la gama política que incide en la Cámara Baja.

Igualmente, FECOOPCEN sostiene que la nueva legislación crea la carrera

dirigencial evitando las improvisaciones en la gestión, además de crear la Superintendencia de Cooperativas con capacidad para emitir ordenanzas y resoluciones en aras de corregir inconformidades y dinamizar aspectos

desarrollistas y que se ajustan a los principios universales del cooperativismo manteniendo su naturaleza, filosofía y aspectos doctrinarios del sector.

La Federación de Cooperativas del Cibao Central (FECOOPCEN), aclara al Gobierno Central y a la opinión pública, que el único interlocutor válido representativo del sector cooperativo dominicano es el Consejo Nacional de Cooperativas (CONACOOP), junto a las Federaciones legalmente incorporadas y afiliadas a este que existen en el país, al amparo de la Ley 127, del 27 de enero de 1964.

Añade que el proyecto es trascendente porque incluye representaciones de Ministerios: economía, planificación y desarrollo, hacienda, agricultura incluyendo el Banco Central dentro del Consejo de Directores de SUPERCOOP.

Indica que la pieza apoya el desarrollo integral de las comunidades al establecer como prioridades el apoyo a micro y a medianos emprendimientos locales dando participación a las cooperativas de la sostenibilidad de la fiscalización y supervisión de las operaciones para garantizar su eficiencia y control.

FECOOPCEN apunta otras ventajas del nuevo Código Cooperativo, respecto del cual solicita aprobación de la Cámara Baja:

Obliga a las cooperativas a mantener un registro de la participación social y establece la carrera dirigencial. Define con amplitud los derechos y deberes de los socios, de los directivos y de los colaboradores de cada entidad cooperativa.

Establece el alcance y las limitaciones de los Órganos de Dirección y Control, así como la necesaria relación con la comunidad, el medio ambiente y los proyectos socioculturales.

Amplía el radio de acción de las operaciones permitidas a las cooperativas.

Obliga a las evidencias del número de soluciones habitacionales, contribuciones con enfermedades catastróficas, becas educativas, así como el desarrollo ambiental y comunitario en actividades: deportivas, culturales, entre otras.

Indica que las cooperativas deben mantener un control de riesgos reputacionales, como operativos, sociales y ambientales para afianzar los aspectos solidarios de los socios y de la comunidad en que se localizan.

Y todas las decisiones de trascendencia de las cooperativas deben ser llevadas al seno de las asambleas, de modo que, la garantía de pulcritud, la transparencia y respeto a los socios afiance el desarrollo integral de la comunidad y todos.