Destacadas

Los mercados temen que Mario Draghi llegue a la presidencia de Italia

• Bookmarks: 4


La posibilidad de que Mario Draghi asuma el como Presidente de la República provoca sudores fríos en los círculos político-económicos, que temen que, al dejar la jefatura de gobierno, el nuevo “milagro económico” que vive Italia llegue a su fin.

La transformación de Draghi, de “Super Mario” salvador del euro y de Italia, en “abuelo al servicio de las instituciones”, como él mismo se describió, suscita preocupación en la mayoría de los analistas consultados, que prefieren que permanezca en su actual cargo de primer ministro.

Se trata del miedo de la silla vacía. ¿Quién podría ocupar el lugar de Draghi, de 74 años, si sucede a Sergio Mattarella, cuyo mandato finaliza el 3 de febrero, para garantizar la supervivencia de la variopinta coalición hasta 2023, fin de la legislatura?

“El riesgo es grande, al menos a corto plazo. Mario Draghi es la persona que garantiza la unidad de este Ejecutivo y no hay nadie en el panorama político italiano actual que pueda remplazarlo y garantizar esa cohesión”, explicó a la AFP Jesús Castillo, economista de Natixis.

Es más, “si llega a la presidencia, pronto se asistirá a un bloqueo político y probablemente a elecciones anticipadas”, advirtió.

Elecciones que se celebrarían en el peor momento, porque Italia “debe respetar una agenda muy apretada de reformas para recibir los fondos” del plan de recuperación europeo, del que es el principal beneficiario con cerca de 200.000 millones de euros (220.000 millones de dólares).

‘Factor de inestabilidad’

El fin del gobierno de Mario Draghi constituiría “un factor de inestabilidad y tendría graves repercusiones tanto para la implementación del plan de recuperación” como “en la confianza de los inversores”, asegura Giuliano Noci, profesor de estrategia del Politécnico de Milán.

El “spread” o diferencial entre la tasa de la deuda italiana y la tasa de referencia alemana a diez años, que cayó drásticamente desde que Draghi asumió hace un año, “aumentaría significativamente, al menos a corto plazo”, explicó el experto a la AFP.

El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, en el que trabajó Draghi de 2002 a 2005, ya hizo sus cálculos: su dimisión como líder del gobierno podría reducir de un 50 al 75% el uso efectivo de los 39.000 millones de euros de subvenciones europeas previstas para 2022.

“Un retraso en la implementación del plan de reactivación económica y de reformas” podría tener “un impacto significativo en los mercados” y frenar el crecimiento económico de Italia, advirtió el banco.

Se calcula que el crecimiento superará el 6% registrado en 2021, una cifra sin precedentes desde la década de 1960 y registrada después de una caída del PIB del 8,9% en 2020.

Pese a que Italia suele hacer mal uso de los fondos de la Unión Europea, “alcanzó los 51 objetivos” acordados con la entidad en 2021, explicó Draghi.

Según él, se sentaron las bases para que el gobierno pueda llevar a cabo las reformas, “independientemente de quién esté” al frente, pero con la condición de que las apoye “la mayoría más amplia posible”, dijo.

Negociaciones estancadas

El punto clave serán las negociaciones. La primera vuelta para la votación por parte del Parlamento del sucesor de Sergio Mattarella ha sido fijada para el 24 de enero.

Las negociaciones entre los partidos están por ahora estancadas. El principal escollo es la candidatura del ex primer ministro y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi, quien a sus 85 años, sueña con llegar a la presidencia a pesar de sus muchos reveses legales.

Para bloquear el acceso de Draghi a la presidencia, el magnate anunció que su partido, Forza Italia (derecha), retirará su apoyo a la coalición de gobierno si el jefe de gobierno resulta elegido presidente.

A pesar del enorme prestigio que registra Draghi en Italia y en Europa, su camino hacia el palacio presidencial está lleno de obstáculos.

“Draghi está lejos de ser presidente. Y Berlusconi es un animal político, que han dado por muerto mil veces y que todas las veces resucita”, comentó un analista que pidió el anonimato.

Encargado del rescate de Italia en febrero de 2021, Draghi sucedió a Giuseppe Conte en plena crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus.

Ir a la presidencia sería abandonar el barco en medio del nuevo brote de la pandemia sin completar las reformas, por lo que algunos observadores consideran que no aceptará.

“Por el bien del país, espero que se quede en el Palacio Chigi (sede del Gobierno, ndr) y que sea elegido en 2024 presidente de la Comisión Europea”, confiesa el profesor Noci.

 

FUENTE

4 recommended
comments icon0 comentarios
0 notes
76 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *