Destacadas

Nobel de Economía advierte contra escasa regulación de la banca en la sombra


El economista estadounidense Ben Bernanke, galardonado este año con el Nobel de Economía, advirtió hoy de la necesidad de aumentar la regulación de la denominada banca en la sombra o paralela (intermediarios financieros no bancarios) para evitar futuras crisis económicas.

“Mi percepción es que después de la crisis y la gran recesión de 2007-2009 se ha hecho un gran progreso en la regulación (del sistema bancario), en particular con los bancos comerciales (…) Mi preocupación es que en la banca en la sombra, que fue la fuente original de la crisis, ha habido cambios, pero no los suficientes”, afirmó en su discurso de aceptación del premio.

Bernanke, que fue presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos entre 2006 y 2014, resaltó que esa falta de regulación es un “problema” y que quedó de manifiesto en la “muy breve pero aguda” crisis financiera de marzo de 2020, causada sobre todo por esos intermediarios como fondos monetarios o bancos de inversiones.

La crisis de la primera década de este siglo fue provocada sobre todo por el “pánico financiero”, recordó Bernanke, aludiendo a que aunque las hipotecas de alto riesgo no constituían un activo grande por sí mismas, la incertidumbre sobre quiénes estaban expuestos a ellas atemorizó a la banca paralela y, en parte, a la comercial, sobre todo tras el colapso de Lehman Brothers.

“Evitar futuras crisis requiere una regulación financiera efectiva para asegurar que los prestamistas están sanos y salvos y los prestatarios no están desbordados. Un enfoque macroprudencial o de todo el sistema dirigido a la regulación puede identificar mejor las amenazas en ciernes”, afirmó en un acto celebrado en la Universidad de Estocolmo.

La intervención de Bernanke precedió a la de sus colegas Douglas Diamond y Philip Dybvig, los otros galardonados de este año con el premio de Economía, que disertaron durante una media hora por separado sobre sus teorías acerca de los bancos y las crisis financieras, que les han valido el Nobel.

Bernanke fue distinguido por mostrar que la causa principal de la Gran Depresión de la década de 1930 fue la reducción de la capacidad del sistema bancario para canalizar los ahorros en inversiones productivas.

Diamond y Dybvig desarrollaron de forma conjunta un modelo teórico que explica cómo los bancos crean liquidez para los ahorradores, mientras los prestatarios pueden acceder a financiación a largo plazo.

Ese proceso de intermediación de los bancos muestra también su fragilidad ante posibles rumores que pueden provocar retiradas masivas de efectivo, de ahí la necesidad de que los gobiernos garanticen los depósitos.

“Para que el sistema funcione es necesario que los bancos sean grandes, estén diversificados y no se expongan a los riesgos del conjunto de la economía”, sostuvo hoy Diamond en su intervención.

 

FUENTE

 

 

71 views
bookmark icon