Opinión

Reflexiones sobre el Medio Ambiente: Conservar la naturaleza educando-haciendo

• Bookmarks: 12


Por: Dr. Príamo Rodríguez Castillo

Canciller del Sistema Corporativo Universidad Tecnológica de Santiago

Desde hace unos 500 años, la Revolución Científica viene contribuyendo al desarrollo y difusión del conocimiento; pero, la trascendencia de su evolución, se enfoca más en el aspecto material, que en el espiritual y humano.  Esto ha llevado a que los límites señalados en nuestro planeta tierra, se vuelvan cada vez más difusos, provocando que estos sean irrespetados con más facilidad, lo que ha resultado en la extinción masiva de aquellos recursos naturales, que por siempre han servido de soporte a la vida en general.

La naturaleza, permanentemente, recibe los ataques, cada vez más sofisticados, de personas, negocios y organismos, ya que responden al diseño inteligente creado en los actuales momentos; todo esto sin tomar en cuenta el principio natural de la vida y su evolución. En este presente-futuro, el uso de estas armas inteligentes evidencia una idiosincrasia que importantiza el poder y la riqueza económica, por encima de la dimensión humana, reflejando una visión que no nos permite conocer la importancia, por ejemplo, de la diversidad étnica y ecológica, y su papel, fundamental, en el desarrollo y evolución de las especies y del planeta.

El presente y el futuro de la humanidad, están siendo conducidos y manejados, por los intereses de no más de dos o tres personas y/o países, que están borrando las características culturales, humanistas y holísticas de su propia naturaleza y pertinencia.

En esta época contemporánea, nos ha tocado ser testigos de la destrucción de la vida y de sus recursos naturales; provocada por los pueblos y las sociedades, a través de su explotación indiscriminada.

Según la historia, los imperios se construyen a base de guerras, las matanzas de grandes poblaciones y la opresión brutal de los sobrevivientes.  Estos arrasan y toman posesión de los bienes, especialmente, los de mayor valor estratégico, como el petróleo; pasando a dominar los mercados, la producción y la distribución presente y futura.  Este sistema no ha cambiado; pero sus consecuencias negativas son mucho más evidentes.

Ecológica y medioambientalmente hablando, dos de los daños a futuro que estamos generando, actualmente, consisten en la extracción de rocas marinas para su utilización como combustible; y el uso de la energía nuclear en la fabricación de armas para la destrucción masiva.  Estos dos ejemplos son suficientes, para evidenciar las formas modernas de destruir el mundo, comenzando con el medio ambiente.

En el artículo de la semana pasada, acerca de los Municipios Verdes desarrollados en Colombia, exponíamos nuestro interés en participar en acciones medioambientales de ese tipo, y plateábamos las formas de hacerlo; al tiempo que llamábamos a la integración y participación, de dos funcionarios públicos, que consideramos claves, por su posición y su desempeño, para conocer, exponer y desarrollar esas ideas.

En este artículo, siguiendo los planteamientos del anterior, queremos pasar balance a la capacidad de acción necesaria para ayudar al municipio cabecera y a la provincia de Santiago, a identificar a todos los que muestran el interés y la conciencia en ayudar a erradicar los elementos contaminantes que nos afectan, y desarrollar una visión integradora, para una convivencia más armoniosa, con la naturaleza.

Es por ello que plateamos la iniciativa “Educar-Haciendo”, en este caso en referencia a la Educación Ambiental; la que debe desarrollarse mediante un proceso continuo, donde se involucre a toda la comunidad, a participar en proyectos ambientales promovidos por la autoridad local, los grupos ecológicos, los ciudadanos, las organizaciones,  el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, del Sistema Corporativo UTESA, el Periódico La Información, y Radio Visión Educativa; a través de los cuales  se pueda llevar a efecto un  programa de capacitación y sensibilización de la comunidad, mediante diversas actividades, como:  visitas a lugares estratégicos, conferencias, cursos; intercambio de experiencias, nacionales e internacionales, dirigidas a maestros, estudiantes y la comunidad en general,  donde reciban las informaciones y principios básicos acerca de Biología, Ecología, Química y Recursos Naturales; de manera que puedan conocer y aprender sobre el ecosistema, los bosques, la erosión, la capa de ozono, los contaminantes más comunes y sus daños consecuenciales; todo con el apoyo de  una eficiente ayuda didáctica, aportada por nuestras instituciones,  y que permita,  en forma sencilla y con ejemplos, entender los temas tratados y, además, la divulgación de los planes y proyectos a desarrollarse.

Las visitas prácticas se realizarían para mantener un contacto efectivo con la naturaleza y conocer, de primera mano, el estado real de los bosques, la flora, la fauna y la producción agrícola; las aguas y sus fuentes; comprobar el daño  que se está causando al ambiente, al constatar, por ejemplo: los niveles de erosión del suelo; la acumulación de sedimentos y de contaminantes, como consecuencia del hacinamiento humano y los residuos que este produce; y, a la vez, iniciar prácticas de recuperación de lo destruido, como serían: la creación de viveros para el cultivo, en ambientes controlados, de árboles frutales, maderables y especies nativas, que luego serían utilizados para la reforestación y recuperación de microcuencas.

La programación de eventos masivos, culturales y de celebración de fechas relacionadas a la ecología, como el día del agua, del medioambiente, de la tierra, etc.  Preparar a los estudiantes de las escuelas y colegios en el programa “Vigía del Medio Ambiente”, que consistiría en capacitarlos en el servicio social, realizando labores como la limpieza y conservación de parques, calles y lugares de atracción turística, y de producción y distribución de los rubros agrícolas.  Colaborar en programas de reciclaje puerta a puerta, como labor solidaria y de protección de los recursos naturales; además, proteger y establecer zonas de reservas naturales, dentro del municipio y la provincia, que sirvan de laboratorio para la realización de estudios e investigaciones, y como zonas de recreación.  También, promover concursos como, por ejemplo:  el árbol más hermoso de la comunidad; el árbol emblema de la provincia; el árbol con mayor tiempo de ser plantado; el rescate más efectivo de las aves y los peces, endémicos del país, en peligro de extinción.   Trabajar en la recuperación de los mitos y las leyendas que nos conecten, nuevamente, con nuestros antepasados y fortalezcan nuestra cultura, democracia y libertad humana.

Nosotros, además, asumimos la misión de multiplicar las experiencias aprendidas cada día, para conservar la madre naturaleza, tanto en nuestra familia, con nuestros vecinos y nuestros amigos; de manera que todos conozcamos y entendamos la importancia de no destruir, sino, más bien, de aprovechar, preservar, conservar y aumentar los recursos naturales.

Pensamos, que la generalidad de la sociedad dominicana, no ha tenido la oportunidad de  conocer, a través de la educación, los mecanismos y las diferentes formas de reaccionar ante las situaciones que conducen, a los seres vivos, a adaptarse  de forma integradora y positiva a las condiciones de su entorno y las diversas posibilidades de hacer frente a las exigencias medioambientales, vistas a través de una ecología donde se conjugue el estudio de las plantas, los animales, todos los seres vivos y el medio en el que se desarrollan, con la intención humana y su repercusión social; donde la investigación configure, y presente, condiciones temporales especiales en cuanto a la convivencia humana; así como las repercusiones que tienen las estructuras sociales en el desarrollo de sus espacios medioambientales, que incluyen, labores relacionadas con la demografía, la etnografía, la sociología rural, la sociología de la comunidad y la sociología urbana.

Existen muchos aspectos  importantes a investigar, en cuanto a la estructura de las relaciones humanas de la población, principalmente, los relacionados a factores medioambientales,  climáticos y geográficos, lo cual puede realizarse usando los métodos para la investigación científica  en el estudio de aquellos problemas que todos los dominicanos debemos conocer más a fondo, como la densidad de población y la forma de vida social; las condiciones naturales de vida; las fuentes de energía y los recursos naturales, como límite y estímulo, de la forma de producción; así como las condiciones de vida, industrial-urbana y rural-agraria, y su desarrollo cultural.

Hoy, los avances tecnológicos motivan a cada persona, a conocer los ecosistemas, y cómo se puede proteger el medioambiente de la transformación acelerada y la explotación indiscriminada de la naturaleza por parte del hombre.  Esto es de vital importancia, ya que la mayoría de las personas lo desconocen, por lo que no pueden aportar las soluciones que se requieren.  Además, es necesaria otra manera de pensar para afrontar los aspectos negativos de las actuales formas de producción, consumo y trabajo.  La posición política y ética ciudadanas, y del Estado, tienen que apelar, con urgencia, a una reducción del derroche energético y del agua, a través de una gestión coherente y sostenible de los recursos naturales.  No se debe pretender que se produzca un cambio radical, sin que se hagan los reajustes necesarios, de cara a una conducta humana más racional y responsable.

Por tanto, el papel del Estado dominicano, más allá de implementar acciones arbitrarias, está en animar a los conciudadanos a encontrar nuevas formas de producción, consumo y distribución, por medio de la educación y la cultura medioambiental, y fomentando el respeto del ser humano para con la naturaleza.

El ecologismo que hemos expuesto, de un Movimiento Municipal Ecológico-Verde; de enseñanza, aprendizaje y desarrollo, ha encontrado apoyo en muchas partes del mundo, como es el ejemplo del caso colombiano, quienes han logrado, incluso, encontrar en sus poblaciones, las bases para una sentida inspiración, brotando de sus cimientos y espacios, movimientos de una literatura histórica; de poesías y cantos, como expresiones de amor, de belleza y de estética sublimizadas.   ¡Qué bueno es llegar a este logro y éxito, a través de una educación solidaria y humana, para el bienestar de todos!

FUENTE
12 recommended
198 views
bookmark icon