Opinión

Dialogo mundial para la promoción de una cultura de tolerancia y de paz

• Bookmarks: 26


Por ROMMEL SANTOS DIAZ
En el escenario internacional actual caracterizado por las tensas relaciones entre las principales potencias del mundo los estados deben miembros de la Organización de las Naciones Unidas deben unirse para fortalecer los esfuerzos  internacionales  que contribuyan a fomentar un dialogo mundial para la promoción de una cultura de tolerancia y de paz a todos los niveles, basado en el respeto por los derechos humanos y la diversidad de creencias y religiosas.
Constituye un gran reto para la comunidad internacional  la búsqueda de la paz en un activo proceso de participación en sistemas para ejecutar y proteger los derechos humanos fundamentales, eliminando los obstáculos  generados por conflictos  que se pueden solucionar mediante un ejercicio efectivo de la tolerancia entre las partes.
Para los Estados  es un deber moral  y una exigencia política y jurídica fomentar políticas publicas  que fomenten la  tolerancia   y la resolución pacifica de conflictos desempeñando un  rol activo. En ese sentido la tolerancia contribuye a sustituir la cultura de de guerra por la cultura de paz.
Conviene destacar que la tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia  o indulgencia. Ante todo,  la tolerancia  es una actitud activa de reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los demás.
En otro orden, la tolerancia no debe utilizarse para justificar el que brantamiento de los valores fundamentales,  la misma debe ser practicada por los individuos, los grupos y los Estados.
Según la Declaración de la Tolerancia, esta es la responsabilidad que sustenta los derechos humanos, el  pluralismo, la democracia y el Estado de derecho. Supone el rechazo del dogmatismo  y del absolutismo y afirma las normas establecidas por los instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos.
Es importante señalar que el respeto de los derechos humanos, y  practicar la tolerancia no significa tolerar la injusticia  social, ni renunciar a las convicciones  personales o atemperarlas. Significa que toda persona  es libre de adherirse  a sus propias convicciones  y acepta que que los demás se adhieran a las suyas.
Los seres humanos, naturalmente caracterizados por la  diversidad de su respeto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz y a a ser como son. En ese orden significa que uno no debe imponer  sus opiniones a los demás.
Finalmente, la comunidad internacional integrada por los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas tienen el gran desafío  y la gran oportunidad de adoptar actitudes y políticas  en el orden diplomático de promoción  y fomento de la tolerancia y la paz a nivel mundial, sobre todo  en los actuales momentos de tensión  entre las principales potencias del globo.

26 recommended
200 views
bookmark icon