Santos advirtió que “va a ser muy difícil” reanudar los diálogos de paz con el grupo terrorista ELN

Por Redacción, en Internacionales de .

El mandatario colombiano señaló que la guerrilla necesita tener coherencia entre su retórica y sus acciones, luego de que la agrupación cometa atentados y convoque a un “paro armado” de tres días.

El presidente de Colombia, Juan Manuel, Santos, aseguró este sábado que “va a ser muy difícil” reanudar los diálogos de paz con el grupo terrorista del ELN si ese grupo no muestra coherencia entre lo que dice y hace, tras cometer dos atentados en el norte del país.

“Nada más contrario a la paz que un paro armado y por eso mientras no exista esa mínima coherencia por parte del ELN, reanudar los diálogos va a ser muy difícil”, dijo el jefe de Estado tras presidir un consejo de seguridad en Arauca, en la frontera con Venezuela, en donde se analizó la situación de orden público en el país.

El mandatario recordó que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) activó la madrugada del sábado cargas explosivas que dañaron un puente y una carretera en el departamento del Cesar, sin dejar víctimas.

Los dos atentados, uno en el caserío de La Mata, y el otro en la localidad de Curumaní, en la carretera que comunica al interior del país con la costa Atlántica, coinciden con el inicio del “paro armado” de 72 horas anunciado el miércoles pasado por el ELN para presionar al Gobierno a reiniciar los diálogos de paz en Quito.

El “paro armado” irá desde las 6.00 hora local (11.00 GMT) de este sábado hasta la misma hora del martes 13, según panfletos distribuidos por esa guerrilla.

“Ya hemos tomado todos los dispositivos, las acciones del caso. Tanto el puente como la vía serán habilitados hoy mismo en las próximas horas. Ya están en eso”, dijo el gobernante en referencia a lo ocurrido en el departamento del Cesar.

Aseguró que el ELN “ya no tiene capacidad de dar golpes militares” y solamente puede cometer “actos de terrorismo”, de los que dijo afectan a la “población civil y al medio ambiente que dicen defender”.

Santos, quien dejará el poder en agosto tras dos mandatos de cuatro años, congeló el 29 de enero las negociaciones en la capital ecuatoriana con el que es considerado el último grupo rebelde activo en Colombia, a raíz de una serie de atentados contra la policía.

Aseguró que los llamados paros armados se promueven generalmente para generar miedo y que la “mejor forma de hacerles frente a esos paros armados es precisamente no ceder ante el miedo”. En ese sentido pidió a los colombianos tener “la determinación de actuar normalmente”.

Además, aseguró que las acciones contra esa guerrilla se han desarrollado con toda la contundencia y que “cerca de 100 miembros de la organización han sido neutralizados (abatidos o capturados), de esos 25 en Arauca”, desde que concluyó el cese el fuego bilateral de 100 días.

El ELN tiene influencia en 11 de los 32 departamentos de Colombia, y es principalmente fuerte en la frontera con Venezuela y en una empobrecida región selvática del noroeste del país, según la Fundación Paz y Reconciliación, experta en el conflicto.

Santos, que en 2016 selló un histórico acuerdo que condujo al desarme y transformación en partido de la poderosa guerrilla comunista FARC, pretende un pacto similar con el ELN para extinguir el último conflicto armado de América.

Fuente